Además de hipócritas sexuales, los cristianos son violentos